La brecha digital que evidencio la pandemia



La brecha digital que evidenció la pandemia


martes, 10 de noviembre de 2020

Para muchas personas Internet es parte de su vida cotidiana. Sin embargo, en todo el mundo hay millones de personas que aún no tienen acceso a herramientas digitales.



En Argentina, la cuarentena obligatoria por la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 comenzó el 15 de marzo de este año y aún continúa. Lo que parecía algo temporal se volvió la nueva realidad y todos los niveles del sistema educativo tuvieron que adaptarse. Sin embargo, la realización de clases a distancia a través de las plataformas digitales develó que gran parte de la población no tenía acceso ni a una computadora o no sabía utilizar las herramientas digitales.

Forzados por la pandemia, miles de estudiantes y docentes universitarios tuvieron que acoplarse a la digitalización de la educación, es decir, debieron mutar a una educación a distancia. Si bien muchas universidades ya tenían aulas virtuales u ofrecían carreras a distancia (casos como la Universidad Siglo 21, Teclab, Universidad Kennedy, entre otras), la gran mayoría no contaba con sistemas y preparación para trasladar la totalidad de sus carreras a la educación a distancia.

Un estudio realizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional Atenea junto con la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun) reveló que en Argentina la mayoría de los estudiantes excluidos de la educación a distancia viven en el nordeste del país o en zonas alejadas de los grandes centros urbanos. Los impedimentos no solo son de carácter material sino que aún no se ha podido resolver qué hacer con las carreras que requieren de prácticas como Medicina u Odontología.

Hay muchos factores que influyen en la falta de acceso a la educación a distancia como la velocidad de internet y el acceso a infraestructura y conexiones de cada provincia y ciudad. La velocidad de conexión en el nordeste es de la tercera parte que en la provincia de Buenos Aires. Además, se suma la cantidad de dispositivos por hogar y por persona; en algunas casas son varias personas que deben compartir un único dispositivo.

El estudio de la Fedun también revela que ninguna institución realizó grandes cambios en el currículo de las materias para facilitar la labor docente. En la mayoría de los casos los alumnos dependen del acceso a internet de cada profesor para saber si tienen o no clases. Muchos docentes tuvieron que invertir dinero de su propio bolsillo para comprarse una notebook o pagar internet wifi. Además, fue de máxima necesidad que todos aprendieran a usar las plataformas digitales por su cuenta para una carrera a distancia, ya que no hubo tiempo para capacitaciones.

La realidad demuestra que en Argentina hay casi 2 millones de estudiantes y 140 mil docentes universitarios, pero no todos tuvieron las mismas posibilidades de acceso a la educación a distancia. Es importante mencionar que el problema no radica en las carreras a distancia y el formato que presentan, sino se evidencia en la falta de infraestructura y acceso que la población tiene a las redes de internet y a los ámbitos digitales. 




Obtén Información al Instante

Al solicitar informes autorizo a universidades.com.ar, a sus dependientes, subcontratados o asociados a contactarme para asesorarme en relación a propuestas educativas relacionadas con cualquiera de las alternativas existentes en el territorio argentino.